No es ecología

 

En mi obra no se encuentra la palabra ecología. La ecología es el estudio, por medio del método científico, de las relaciones de la biodiversidad o ecosistemas.
Tanto lo biológico, visto como materia exclusiva y dadora de todas las explicaciones, como lo sistémico que confunde lo orgánico con lo mecánico, no son imágenes adecuadas para mi búsqueda.
Si es que hay un método en mi búsqueda (cosa que dudo), entonces a ese método lo debería llamar Arte, es decir, el proceso por el cual lo creativo está presente. No intento que un sistema cierre y funcione, sino que parto de lo dado por sí mismo, y desde ello, siendo que nosotros somos parte de este todo que se da por sí mismo, podamos vivir en simpatía con ello.
Si la ecología es una biología, entonces es necesario precisar que mi búsqueda no surge desde la ecología, sino desde la vida misma que yace en ella, o dicho de otra forma, desde su ontología, desde el ser que hace ser lo que es por sí misma.
Me es esquiva la palabra que pueda abarcar el carácter de la búsqueda de simpatía del hombre y la tierra, teniendo como «método» o «vía» al arte, que en vez de relacionarlo con el estudio de partes, se relacione con el sentir/percibir/vivir el todo como uno para desde ahí hacer confluir las partes sin perder la sintonía.